top of page

ALBIZIA JULIBRISSIN


Aquí en Castellserà, podemos encontrar varios ejemplares en la Avenida Doctor J. Borrell y en toda la calle Ponent. Su nombre científico es ALBIZIA JULIBRISSIN, y también se conoce con nombres comunes como Acacia de Constantinopla, Albizia, Árbol de la seda, Paraguas chino, Árbol de Constantinopla, Acacia de Persia, Acacia persa o Acacia taperera.


Es originario de Asia subtropical, desde Irán hasta China y Taiwán.

En el siglo XVIII, gracias al botánico italiano Antonio Durazzini en 1772, se introdujo en Europa, y se ha adaptado perfectamente a diversos climas, incluso soportando fuertes heladas invernales a pesar de ser de origen tropical. Sin embargo, no puede sobrevivir en climas donde la temperatura nunca baja de 0 grados. Es un árbol de hoja caduca que puede alcanzar una altura máxima de unos 12/15 metros y un ancho de unos 6/8 metros. Florece en verano y principios de otoño, desde junio (o finales de mayo en algunos años) hasta septiembre u octubre. Sus flores son hermafroditas, perfumadas, reunidas en racimos de cresta sedosa de color rosa carmín. El fruto es una vaina de unos 15 cm de longitud por 3 cm de ancho que contiene semillas duras de color marrón oscuro que maduran hacia mediados/finales del verano y se mantienen durante bastante tiempo sin caer. El tronco es más o menos recto, con corteza de color gris oscuro que se vuelve verdoso a medida que envejece.



Requiere un ambiente cálido y mucha luz solar. En cuanto al suelo, no es muy exigente, aunque prefiere los suelos alcalinos y no muy húmedos. Lo más importante es que el suelo tenga un buen drenaje y se debe evitar el encharcamiento y el exceso de humedad. Esta planta tolera muy bien los períodos de sequía.


Puede podarse a finales de invierno o principios de primavera para contener la copa o eliminar ramas dañadas, aunque no es un árbol que requiera poda, de hecho, el exceso de poda puede perjudicarlo. Se recomienda podar solo cuando sea necesario. Además, es importante destacar que esta planta también se utiliza con fines medicinales. La corteza del tronco tiene propiedades antihelmínticas, es decir, es efectiva contra parásitos, y se utiliza para tratar heridas. Además, tiene propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, y se utiliza como sedante suave. Sin embargo, siempre se debe tener cuidado al consumir o utilizar plantas cuyos efectos no se conocen completamente, ya que podrían tener efectos no deseados.



Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page